Adios blog

domingo, 17 de octubre de 2010


Mi psicóloga me mando al psiquiatra.
El psiquiatra me receto unas pastillas.

Me deprimí mucho (¿Pero cuando no?)

Al principio mis amigos trataron de disuadirme:

“¡Tú no eres depresivo! No necesitas esas pastillas”

Mis amigos son personas geniales, y obviamente cuando estoy con ellos nunca me siento triste, siempre lo estamos pasando bien, ya sea escalando, trabajando o cheleando, siempre lo paso bien con ellos, y yo los amo.

Pero es cuando no estoy con ellos que me deprimo, cuando me siento solo, cuando me cae el veinte (
¡Tengo 26 años y soy virgen! Wow y no parece que nada de eso vaya a ser diferente la próxima semana o el próximo mes o el próximo año…)

Bueno, si alguien creyera que no soy depresivo, no tendría más que echarle un vistazo a este blog:
Depresión, obsesión, soledad; son las cosas que más predominan en mis posts, he aprendido a reconocer mis momentos de llanto como crisis nerviosas, y mis actos de cruzar las calles sin ver, como ideas suicidas… Soy un hombre deprimido que vive obsesionado con la idea de tener una mujer a su lado, y las cosas con las que he llenado mi vida, no solo son cosas que me hacen MUY FELIZ, sino que me distraen de esa idea, y muy dentro de mi pienso que todas ellas, me hacen un hombre mucho más interesante para las mujeres…

No les voy a mentir, hay días en los que la paso poca madre, como ayer:
levantarse temprano para viajar a escalar, regresar a la ciudad para ver una película con toda la banda escaladora (¡Torrente el brazo tonto de la ley! Jajajaja), y luego tener que irme un poco antes que todos ellos para llegar a las ultimas horas de la fiesta de cumpleaños de una amiga… ¡Sinceramente me la paso genial! ¡Y todos mis amigos son geniales! Días como los de ayer, me hacen sentir que solo estoy siendo demasiado dramático… Cargarme de la adrenalina de la escalada y estar rodeado por personas fantásticas, cosas como esas, me hacen cargarme de energía y pensar que poder estar vivo es lo más fantástico de todo el mundo, y que el que yo sea virgen a mi edad no es gran cosa: “Bah, de una u otra manera ocurrirá”

Pero a veces hay fines de semana en los que no puedo escalar, o hay demasiado trabajo y no puedo ver a mis amigos, los niveles de adrenalina bajan y me hacen regresar a un estado depresivo, no a un estado nivelado, que sería lo más lógico, me obsesiono, y tiendo a exagerar y sobre reaccionar… Y como no me gusta estar deprimido, me enojo, niego la autocompasión y me enojo… Es más fácil manejar la ira… Más fácil para mí, no para mis amigos.

Así pues, he terminado aceptándolo, me deprimo, y eso es todo. Millones de personas existen sobre esta bendita tierra, yo me deprimo...

El psiquiatra me ha dicho que el medicamento demorara un tiempo en hacer efecto sobre mí, espero que sea un buen efecto.

He decidido cerrar este blog. No postear más aquí… No ha sido más que un largo diario de una pesadumbre que nunca termina del todo, todas las etiquetas son
tristeza esto, depresión aquello, mujeres lo otro… Ya es suficiente ¡Este blog es un espejo de mi! Y si todo lo que hay en mi reflejo es depresión, prefiero no mirarme, gracias.

Además, mi hermana me ha dicho que demasiadas personas en el rango de edad de los 18 a los 30 años en México tienen blog. Admitamoslo ¡Vamos! No somos tan peculiares, no nacimos especiales, no somos “únicos”, somos la mierda cantante y danzante del mundo.

Si lo que buscan es depresión, estoy seguro de que encontraran miles de blogs dedicados al tema, miles de personas deprimidas, y si ustedes saben leer ingles, ese número crece a cientos de miles, TODAS las personas del mundo pasan por periodos de depresión en algún instante de sus vidas, esto es un hecho, no una aseveración hecha estúpidamente. Y seguramente hay más depresivos como yo ahí afuera, alguno ha de tener un blog, vayan y búsquenlo, suerte en ello; yo me marcho, no quiero escribir solo tristeza ¿Para desahogarme? Tengo mi diario, no necesito que nadie lea mis tristezas, y mucho menos compartirlas con nadie, solo me da una justificación para sentirme triste.

Pues eso es todo, quedan todos mis posts para los que quieran algo de aflicción ajena. Yo me despido, cuando menos de este espacio.

CERRADO

Grrrrrrrrrrrr

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Soy yo

¡No es justo! ¡No es justo!

Acabo de discutir agriamente con un compañero de trabajo… Básicamente nos dijimos pendejos el uno al otro, y yo le dije que si no podía interpretar algo tan sencillo como un plano vial yo podía hacer su trabajo por él, y que si acaso no tenía el también título de ingeniero, grrrrrrr, no es justo ¡No lo es! Nadie gana nunca en estas peleas ¡No hay una sensación de aplastamiento definitivo! Solo “Acuerdos”, “Civilidad”… Bah
Solo me queda la sensación de haber defendido mi punto de vista sin haberlo demostrado contundemente ¡Esta inconcluso!

¡Y no es justo! Porque yo soy pequeño y se me menosprecia por ello, y no es justo porque él tiene compañera, alguien a quien llegar y decirle: “Ese pinche chamaquito trato de hacerme quedar como un pendejo, pero no me deje” ¡Y besarla! ¡Y borrar todo!

Pero yo no tengo a nadie, llegare a mi casa, y tal vez se lo cuente a mis amigos, y muy probablemente me entiendan, y más probablemente aun, estén de mi lado… Pero no me van a dar un abrazo ¡Quiero un abrazo! ¡Quiero reposar mi cabeza en un regazo! ¡LUCHAR SOLO ES CANSADO!

ME CANSA, ME AGOTA, ME GASTA, ME SOCAVA, ME DISIPA, ME QUEBRANTA, ME EXTINGUE, ME MINA.

ME AGOTA ME AGOTA ME AGOTA MEAGOTAMEAGOTAMEAGOTAMEAGOTAMEAGOTA

¡UN ABRAZO!

Soul rehab

sábado, 18 de septiembre de 2010


Cada sesión de terapia me desgasta emocionalmente.

Hay partes de mi vida de las que no recuerdo ABSOLUTAMENTE NADA, y sumergirme en esas partes es como tratar de avanzar a través del fango, es lento, es cansado, y cada vez que parece que voy a conseguir recordar algo importante, una espesa cortina de humo se cierra sobre la memoria.

Mi psicóloga me dice que es normal, que el cerebro cierra las puertas a los recuerdos dolorosos, que se protege.

Aun así, ella me pregunta, me guía, hacia las partes que duelen, se lo que hace, o lo que intenta hacer, quiere rodear las barreras, me pregunta y me guía esperando saltar las defensas.

Quiero recordarlo todo. Pero tengo miedo, porque he entendido que no soy tan fuerte, y por qué no sé lo que se esconde en cada cuarto cerrado de mi mente ¿Qué monstruos he decidido exiliar a los rincones oscuros? Y ¿Qué tan aterradores me resultan que ni siquiera puedo mirar a través de los barrotes de sus jaulas?

La eternidad y yo

jueves, 9 de septiembre de 2010


¿Qué tal? ¡A que los engaño el titulo de la entrada! ¿Eh? ¿Eh?

Tal vez ya no deberia bloggear tantisimo.

lunes, 30 de agosto de 2010


¿Como alguien que presenta un comportamiento tan errático puede estar cuerdo?

He llegado contento a mi hogar, y he mostrado una sonrisa a todos... Justo ahora estoy saliendo, no le voy a dar ninguna explicación a nadie, ni tampoco les voy a decir a donde voy, ni yo mismo se a donde... No soporto este lugar.