Warning: Post largo y medio pendejo

viernes, 14 de agosto de 2009

Esta ultima semana ha sido bien rara.

A veces he sentido que mi revolución (y mi re-evolución) masculina esta arrancando nuevamente, he estado leyendo un libro de David Deida titulado: “The way of the superior man”; otro día explicare el tipo de libros de superación que leo, pero tengan por seguro que no son ninguna de esas mamadas New Age; en fin, leyendo ese libro, como que me dan ganas de trabajar más duro en convertirme en un mejor hombre: En una fuerza masculina, protectora, amorosa y libre de todas ataduras, un hombre que acepta sus deseos y vive su vida dando al mundo sus mejores dones a través del amor, sin esperar nada a cambio, simplemente por que quiere hacer la diferencia y bla bla bla bla, creo que eso da una idea acerca de que va el libro ¿edá? Mas o menos lo mismo que toda la parte de la autoconfianza de la comunidad de la seducción, pero no parece un libro de la comunidad.

Otras veces siento que me lleva la chingada, y se me salen las lagrimitas de la tristeza que siento... Me parece que esto es definitivo, que no tengo esperanza, que debo de hacerme a la idea de que la perdí, el solo pensar que con el tiempo podamos ser amigos, me parte el corazón, no quiero ser su amigo, y la sensación de definitiva certeza de que jamas podremos estar juntos me parte el alma...

En otras ocasiones pienso que no todo esta perdido, que aun puedo luchar por ella, y me pongo a pensar en lo que haré la próxima vez, en las cosas que le diré, maldita sea, y también en como se lo diré, en seducirla, la seducción es el próximo paso en el que estoy pensando. Y pienso: ya, todo el terreno esta listo, puedo dar el siguiente paso; aunque luego reflexiono y repaso los errores que he cometido, las veces en las que actúe necesitado o de una manera reactiva, y pienso que tal vez no lo logre, aunque luego digo: pues total que más da si fallo en seducirla, no es el fin del mundo ¿edá?

Ay esa mujer. Todos dan por sentado que somos novios, bueno, la mayoría de la gente; desde luego toda la culpa es miá, por escalar en el contacto físico, pero que se le va a hacer ¡Es tan divertido! Ir midiendo hasta que punto es permitido uno. Esa es otra cosa que me confunde, me dice que no le gusto, pero se deja hacer ¿Eh? Para mi esta claro: le atraigo; pero parece que tiene razones más poderosas para no involucrarse conmigo... Ella dice: “aunque suene trillado, pero, no eres tu, soy yo”, y yo quiero creerlo, pero dejemos para otro post nuestra historia... Quería decir como me siento.

Hoy en la mañana en el transporte publico vi a un chico que pudo haber pasado por mi hasta apenas el año pasado, un ñoño total, se los juro, iba leyendo un manga de Lovely Complex (uno de mis favoritos), y usaba la barba descuidada que yo usaba, esa que dice: “me vale madre como me veo”, panzon, con casi el mismo tamaño de la panza que tenia yo, su vestimenta toda ñoña también, y con su postura de hombros arriba, cabeza agachada y nariz metida entre las paginas, y yo pensé: “no mames, ese era yo” ¿Que apariencia tendría yo si estuviera leyendo manga como el? Obviamente yo si me vería cool y no como el todo ñoño, las personas se sorprenderían y las mujeres dirían: “¿Como es que este chico esta leyendo manga? Si no parece el típico ñoño que lee manga”. En fin, ojala sea como en mi cabeza, por que: primera, ya no tengo panza; segunda, ya no me pongo lo primero que encuentro en el ropero; tercera, ya no me dejo la barba y cuarta, siempre ando vigilando mi postura.

Y ya, bah, pinche post pitero en el que no hablo de nada.

2 Comments:

Espérame en Siberia said...

"(...) leyendo ese libro, como que me dan ganas de trabajar más duro en convertirme en un mejor hombre: En una fuerza masculina, protectora, amorosa y libre de todas ataduras, un hombre que acepta sus deseos y vive su vida dando al mundo sus mejores dones a través del amor, sin esperar nada a cambio, simplemente por que quiere hacer la diferencia (...)"

Me parece que dar sin esperar nada a cambio, ni un mínimo asomo de interés del otro, no es hacer la diferencia. A eso se le llama sacrificarse, y NADA, ni NADIE vale tanto la pena. Todos damos esperando algo a cambio: la reciprocidad es lo más sano, y no la entrega desinteresada.

Un beso G I G A N T E.

Ángelus said...

bechito, no se como quitar lo de la verificacion humana, ya te lo habia dicho, dime como y gustosamente lo quito....