"S" es por la "ropavejera"

viernes, 22 de enero de 2010


A ella le gustan mis besos. Y yo no sé donde aprendí a besar, pues puedo contar los besos que he dado antes de ella con los dedos de una sola mano; son cuatro ¿O cinco? ¿Los besos de piquito cuentan? No, creo que no. Cuatro, sea pues ¿Con esos habrá bastado para aprender? Supongo que no, pero al fin y al cabo, que chingados sé yo de estas cosas (para más información buscar “virgen” en este blog, gracias).

A ella ya le he dado más de cuatro, ya hasta perdí la cuenta… Y a veces me pongo romántico, y pienso, que si le gustan mis besos, es porque estamos conectados más allá de lo meramente físico, whatevs.

O podria ser...

Todas las personas besan distinto “¿Qué no?”, así que tal vez sea más sencillo, tal vez, nosotros (ambos) besamos igual, y tuvimos la fortuna de coincidir en el espacio-tiempo, bah, eso aun sigue sonando cursi.

O tal vez el cuerpo sabe cómo hacerlo, tal vez es instintivo, como la respuesta de lucha-huida, o como echar un polvo, el cuerpo sabe.

Anyway, Divague un poco.

Su ausencia es lo más notable de estos días. Recuerdo sus ojos mirándome, su sonrisa, los besos que nos hemos dado, recuerdo los detalles, la punta de su lengua tocando la mía, la sensación de sus dientes mordiendo mis labios, su aliento.

Lo que me resulta extraño, es que cuando hago eso, cuando recuerdo los detalles, siento un tirón en el vientre, es como una contracción muscular involuntaria que no es dolorosa; yo supongo que es el deseo que se vuelve patente en ese instante, pero no sé por qué ocurre y no sé si es normal sentirlo…

Es obvio que está relacionado con los detalles, por que el tirón siempre ocurre cuando mi evocación se vuelve más vívida, pero no puedo dilucidar nada más.

¿Les ha ocurrido? ¿O estoy alucinando?

2 Comments:

Espérame en Siberia said...

Me pasó un minutito antes de leerte, ZuGab. Eso quiere decir, por lógica básica, que no lo estás alucinando.
Y tiene que ver, directamente, con la sensación de desear a alguien. De los pies a la cabeza, darling.

Qué bueno que las cosas con la Ropavejera vayan viento en popa. O al menos eso entendí.

Te dejo un abrazo inmenso, muchos besos.

Espérame en Siberia said...

¡Muchas gracias, my love!
Y festejando, que es gerundio :D