Más de lo mismo

martes, 13 de julio de 2010


Plaza de Cibeles, originalmente cargada por ZuGab.

Mi terapeuta me ha hecho elaborar algunas listas, entre ellas una lista de: “porque quiero estar con S”… Sigh, la lista se hizo demasiado larga.

La lista obviamente incluía algunas cosas sexosas (nada escandaloso, amanecer con ella y así), pero la mayoría eran sencillas, o alegres, o serias…

Haciendo la lista me di cuenta que ninguna de esas cosas tiene que ser necesariamente con S. También me he dado cuenta de que soy un hombre frustrado, son muchas las cosas que siempre he querido hacer ¡Lo peor de todo es que ni siquiera son cosas inauditas! No quiero tener sexo con perros o algo así… Son cosas que seguramente muchos de ustedes (mis queridos lectores que seguramente ya han iniciado su vida sexual) ya han hecho…

Viajar por carretera juntos, jugar a ver quien aguanta más la mirada, nadar juntos, pasar todo un día junto a ella, tomarle miles de fotografías, comprar en el supermercado, besarnos bajo la lluvia, acariciar sus ojos hinchados de tanto dormir… cosas así, hacerla feliz

Tal vez por eso sigo tan aferrado a S, yo pensé que terminaba con ella, cuando me pregunto: “¿Qué somos?” Pensé que acababa en ella, que podría hacerlas todas… Y empecé a hacerlas. Fueron tantas las cosas que experimente por primera vez con ella…

La primera vez que envié flores, mi primera cita… en fin, entienden el punto.

¡Mi primer 14 de febrero con alguien!

En una ocasión fui a su casa a despertarla, le hice de desayunar, mientras ella se bañaba… Estábamos solos en su casa, pero aun así no hicimos nada, ni siquiera me dejo entrar a su cuarto… ¡Oh! cuando salió de su cuarto, vestidita y fresca, con el cabello mojado ¡Fue una visión tan maravillosa! Sentí TANTO cariño por ella en ese momento, que pensé que explotaría… La bese.

Nunca con ninguna otra mujer antes de ella…

¡Me siento tan inseguro! ¿Seré capaz de construir algo como esto otra vez? ¿Podre volver a tener tanta intimidad con alguien otra vez?

¡Con ella intente nuevas maneras de besarla!

No me siento capaz. Todas las mujeres me parecen extrañas ¡Tan lejanas! ¡Tan distintas! ¡Me siento tan poco hombre para ellas!

Hace algunas semanas, vi a una pareja escalando juntos en la sala de Boulder, ella se cayó, se acostó sobre las colchonetas, sus senos resaltaban bajo su blusa, el se agacho a ayudarla, y ella lo jalo hacia sí y lo beso…

No pude evitar sentir lo poderosa que es la energía femenina, tan vigorizante; es como una erección emocional, uno se siente tan vivo, tan dispuesto a seducir al mundo y hacerlo suyo, pero supongo que eso solo lo pueden entender otros hombres… Que cariñosas son las mujeres, que mágicas ¡Que poderosas! Iluminan el mundo, y derrochan su amor por todos lados.

¡Ese derroche de energía me resulto tan atrayente!... Y tan lejano, TAN AJENO a mí. Y fue tan doloroso, mi estomago se contrajo en un nudo…

¿Cuándo derrochara una mujer tanto amor en mí? ¿Pasara alguna vez? ¿Lo merezco?

Hasta pronto

0 Comments: