Grrrrrrrrrrrr

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Soy yo

¡No es justo! ¡No es justo!

Acabo de discutir agriamente con un compañero de trabajo… Básicamente nos dijimos pendejos el uno al otro, y yo le dije que si no podía interpretar algo tan sencillo como un plano vial yo podía hacer su trabajo por él, y que si acaso no tenía el también título de ingeniero, grrrrrrr, no es justo ¡No lo es! Nadie gana nunca en estas peleas ¡No hay una sensación de aplastamiento definitivo! Solo “Acuerdos”, “Civilidad”… Bah
Solo me queda la sensación de haber defendido mi punto de vista sin haberlo demostrado contundemente ¡Esta inconcluso!

¡Y no es justo! Porque yo soy pequeño y se me menosprecia por ello, y no es justo porque él tiene compañera, alguien a quien llegar y decirle: “Ese pinche chamaquito trato de hacerme quedar como un pendejo, pero no me deje” ¡Y besarla! ¡Y borrar todo!

Pero yo no tengo a nadie, llegare a mi casa, y tal vez se lo cuente a mis amigos, y muy probablemente me entiendan, y más probablemente aun, estén de mi lado… Pero no me van a dar un abrazo ¡Quiero un abrazo! ¡Quiero reposar mi cabeza en un regazo! ¡LUCHAR SOLO ES CANSADO!

ME CANSA, ME AGOTA, ME GASTA, ME SOCAVA, ME DISIPA, ME QUEBRANTA, ME EXTINGUE, ME MINA.

ME AGOTA ME AGOTA ME AGOTA MEAGOTAMEAGOTAMEAGOTAMEAGOTAMEAGOTA

¡UN ABRAZO!

Soul rehab

sábado, 18 de septiembre de 2010


Cada sesión de terapia me desgasta emocionalmente.

Hay partes de mi vida de las que no recuerdo ABSOLUTAMENTE NADA, y sumergirme en esas partes es como tratar de avanzar a través del fango, es lento, es cansado, y cada vez que parece que voy a conseguir recordar algo importante, una espesa cortina de humo se cierra sobre la memoria.

Mi psicóloga me dice que es normal, que el cerebro cierra las puertas a los recuerdos dolorosos, que se protege.

Aun así, ella me pregunta, me guía, hacia las partes que duelen, se lo que hace, o lo que intenta hacer, quiere rodear las barreras, me pregunta y me guía esperando saltar las defensas.

Quiero recordarlo todo. Pero tengo miedo, porque he entendido que no soy tan fuerte, y por qué no sé lo que se esconde en cada cuarto cerrado de mi mente ¿Qué monstruos he decidido exiliar a los rincones oscuros? Y ¿Qué tan aterradores me resultan que ni siquiera puedo mirar a través de los barrotes de sus jaulas?

La eternidad y yo

jueves, 9 de septiembre de 2010


¿Qué tal? ¡A que los engaño el titulo de la entrada! ¿Eh? ¿Eh?

Tal vez ya no deberia bloggear tantisimo.