Soul rehab

sábado, 18 de septiembre de 2010


Cada sesión de terapia me desgasta emocionalmente.

Hay partes de mi vida de las que no recuerdo ABSOLUTAMENTE NADA, y sumergirme en esas partes es como tratar de avanzar a través del fango, es lento, es cansado, y cada vez que parece que voy a conseguir recordar algo importante, una espesa cortina de humo se cierra sobre la memoria.

Mi psicóloga me dice que es normal, que el cerebro cierra las puertas a los recuerdos dolorosos, que se protege.

Aun así, ella me pregunta, me guía, hacia las partes que duelen, se lo que hace, o lo que intenta hacer, quiere rodear las barreras, me pregunta y me guía esperando saltar las defensas.

Quiero recordarlo todo. Pero tengo miedo, porque he entendido que no soy tan fuerte, y por qué no sé lo que se esconde en cada cuarto cerrado de mi mente ¿Qué monstruos he decidido exiliar a los rincones oscuros? Y ¿Qué tan aterradores me resultan que ni siquiera puedo mirar a través de los barrotes de sus jaulas?

0 Comments: